Tiempo   1 comment

Fue un tiempo, como cualquier otro
en el que, aciago e ignoto,
se rompió el recuerdo, ya olvidado,
de ausencia y soledad.

Y en este tiempo, y no otro
llegó hasta mi tu sentimiento,
cargado de aromas añorados
de caricias consentidas
de permisos otorgados.

Y pasa el tiempo, lento y compasivo,
cargado de instantes y de momentos,
de vidas ya vividas, de sentidos encontrados,
que tu mirada me devuelve, me ata, me extasía;
porque no hay más eternidad, que rozar tu alma,
Vivir tu vida, soñar despierto, y verte en silencio,
Cercana, vívida, tranquila.

Y el tiempo nos confesará,
la felicidad que se susurra
al corazón del ser amado;
la que respiro en tu boca
y el destino nos ha dado,
como una dulce armonía,
la que en mi alma escucho,
atento, inquieto, y embriagado.

Y nada más que el tiempo, testigo y garante,
Dejará huella en nuestro momento
Izando el recuerdo por encima del olvido,
de la ausencia, del retiro, del lamento;
pues no habrá tiempo, ni demora,
que amaine el amor que siento,
ni calma que arrastre mi tormenta,
que escampe el sentimiento,
que distraiga la vida,
que oculte, que serene,
nuestro aliento.

Anuncios

Publicado 20/02/2012 por Amador Redondo Menudo en Poemas

Etiquetado con ,

Una respuesta a “Tiempo

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. El tiempo todo lo puede y nada hace sino transcurrir, Tempus fugit.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: