Y las estrellas se fueron   1 comment

            Hizo falta que ocurriera, para que la gente mirara a lo más alto, como nunca lo habían hecho. Las estrellas desaparecieron un día, nadie sabe por qué.

            Los astrónomos aseguran –bueno, como siempre, unos sí y otros al contrario-, que no es que hayan desaparecido, sino que es nuestro planeta el que se ha perdido, extraviado de su órbita. ¿Pero a dónde hemos ido? ¿Tan lejos, que no vemos ni las estrellas?
           Indagamos en las razones cósmicas del universo, en los avatares del destino, en los cambios de la historia, en la filosofía que pensamos y en la que creemos, en todo lo que pudiésemos saber, para encontrar una explicación y una solución, quizá.
           Mientras, el mundo entero seguía igual. Únicamente por la noche, distinguíamos la diferencia, un cielo oscuro, negro, impenetrable.
           Contra todo pronóstico, no hubo disturbios, ni locuras, ni suicidios colectivos, ni estallaron guerras del fin del mundo. Nada de eso, un halo de conmiseración por todos y por nuestra pérdida invadió el planeta. La carrera espacial ya no era para descubrir el espacio, sino para volver a estar con ellas.
          De algún modo parecía que se nos hubiese echado del universo, o del espacio, o estábamos “desfasados”, como dicen en las películas, quién sabe.
           El caso es que la negrura nos recogía en nosotros mismos y con los demás y ello nos dio la fuerza para mejorar el mundo, decididamente, sin particularismos, con humanidad, con verdaderas buenas acciones, con generosidad, con un objetivo común: volver a ser lo que éramos.
         Ahora, que aún seguimos intentándolo año tras año, les cuento la historia a mis hijos, y reímos recordando cómo eran, e imaginando dónde estarán.
          Y vemos fotos, y las pintamos en cualquier sitio, y colapsamos los planetarios, aunque ahora haya casi uno por calle: Necesitamos verlas de vez en cuando, recordarlas, soñarlas, y unirnos para hacerlo, para saber que volveremos a tenerlas tan cerca como siempre estuvieron.
Anuncios

Publicado 31/01/2011 por Amador Redondo Menudo en Relatos

Etiquetado con ,

Una respuesta a “Y las estrellas se fueron

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Amador, soy Fran, del viaje a Madrid. La verdad me ha encantado tu blog, concretamente los relatos. Son amenos e ingeniosos, fácil de leer.

    Toma mi blog por si quieres echar un vistazo. http://www.tvrrisfortissima.blogspot.com, como verás nada que ver con éste, aunque sí, supongo, dejamos en ellos nuestros pensamientos que son lo más valioso que nos forma ya que en ellos se comprende nuestra vida.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: