Mi huevo frito   Leave a comment

Una vez más, me enfrentaré a mi ovoide contrincante en el paisaje oleoso, donde más le gusta extenderse, caliente y espeso.
Sartén en mano, y armado con mi espumadera oficial, inicio el asalto, salpicándolo de ardientes ataques.
Se revela, salta, se zafa, se infla y estalla. Me ataca, contraataco, casi me vence, y casi le venzo, combate fiero, del que me llevo siempre magulladuras de fuego.
Finalmente, aplacado, atemperado, la refriega se templa y mi enemigo vencido queda, callado, envuelto en la tierra que nos vio luchar.
Anuncios

Publicado 31/05/2010 por Amador Redondo Menudo en Relatos

Etiquetado con ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: